lunes, 7 de agosto de 2017

A un maestro.

Porque recuerdo tu nombre
y en parte nos miramos el alma 
se nos encendía la espera
de la sonrisa simplona 
del buenos días siempre
de saber que acudíamos para jugar con los colores
bajo la mirada atenta de su comedia.

Nos reímos, tanto
estaba en conexión precisa
era de los pocos que decía
vete de aquí, ya lo tienes hecho
qué haces en la escuela
te digo que dibujes algo y me haces un Goya...
coincidíamos en particularidades 
era fácil hablar mientras sus compañeros 
difamaban su genio
siempre alguno quedaba para balbucear
pero que tranquila, medida y sanadora 
era esa clase
era ese tiempo
era esa pertinente amabilidad
siempre contigo, para con nosotros.

Nunca importaba llegar pronto
y casi siempre nos echaba usted
así mandaba: lárgate de aquí
salir, decidir, extirpar cualquier veneno
en el barracón, detrás de todos aquellos trastos
el olor a ceras, todo el maquillaje
que poco discutíamos 
en ese premio que hicimos cotidiano
el año último, el de después
cuando decidí empezar a irme.

Queda dicho, tampoco abundar en la memoria
no hace falta que dejemos recuerdos
en la vivencia del externo
de la voluntad de ser lo que hayamos sido
de conocer la bondad y lo generoso
que puede ser un hombre escondido.

(Un hombre en la penumbra
se quita el sombrero 
ante el resquicio de nuestra brevedad.)

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

sábado, 29 de julio de 2017

Virtudes de los castillos de arena.

Dime dónde te haces y te deshaces 
degradándote en espacios incompletos
te aplacas sin esta caricia 
bajo la sonda de esos ojos perdidos en la lumbre
en qué cuarto oscuro repleto de gatos
en qué callejón frío 
abrazando cachorros 
esperando ningún amor humano
ningún amor ya 
en esta retahíla de desconocidos
que solo buscan escapar
de cada decisión inevitable
de cada ojo avasallado
de cada garganta tomada
de cada cabello crespo
aletargado tras el escalofrío.

Dime, cuéntame despacio el absoluto abismo
en el que conminas la pena y la gloria
y las voces tercas de las madres y de los padres
deshechos en las cloacas del marasmo.

Ofréceme 
la sabiduría perpétua de todos los perdidos
la carencia malinterpretada del asfalto
el desbarajuste, desprendido y descalabrado
que son cada una de tus relaciones
el vacío ignoto al que te vinculas 
cada amanecer, cada momento de pausa
que se hace servidumbre del vahído
se hace eco del hambre
estrofa de la última contienda
latente frase capital
verso inmediato después de muerto
labio partido de sangre estrépita
molienda material del espíritu
el enojo, la paz, la rabia, el desacuerdo.

Dime, en tu lugar primero
en la escapada precaria hacia la espiral
debajo de la frontera mimética 
en el esperanzado salto inconsistente
donde te flojean las piernas, el temblor
por todo el cuerpo la reflexión
la inflexión, el modo adecuado
el modo ajustado, la máscara indicativa 
espejo frecuente de toda referencia.

Dime si cabe decir algo
mientras esperamos juntos la racha y el martillo
el soplo de viento perfecto hinchando la vela
en el otro lado del mundo
mientras tentamos todavía frases monosilábicas 
utilizando la apariencia frontal de las pantallas
el invisible repicar de la gota
el absurdo propósito 
de desvestirse una y otra vez
mientras nos decimos y me dices 
y te digo y nos contamos 
y nos hacemos y no
de arena y sueño
otra y otra vez
hasta demorar lo incuestionable
que nos hizo lo que no
y lo que sí
mientras tanto
mientras las mareas
de nuestra exactitud.

---------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

domingo, 9 de julio de 2017

Entraña y espera.

Es normal que duela
a pesar de tantas veces 
esta misma enfermedad 
que viene sin avisar
y nos deje carentes y ausentes
esperanzados y ciegos
espaciados y discordantes
tan ambiguos como desconocidos
tan hechos a la medida de nadie
aparentes huecos, sin voluntad
de regresar, solo esperando 
un camino alejado de la fortaleza 
de la emancipación.

Es normal que nos acosen 
las precariedades de este elemento humano
la falta de coraje, la negación de las promesas
el estado abrasivo de los que se aman
amontonados en las aceras 
esperando el pequeño guiño que les salve.

Es normal que nos desenfunde la gracia
el pequeño cuajo
donde el arma añora el precipicio
la violenta preparación de los inconstantes
prejuicios, voluntad y estigma
por toda esta fatalidad 
donde tomamos las más terribles decisiones.

Es normal que no nos dañe
tanto dolor de parte a parte
y se nos salven los costados
la fatalidad descrita tornando chiste
la saliva jugando a sonreír antes de tiempo
desnuda la carcajada nos abuse
se nos rompa la faz hecha cristales
estornude el último vahído
el alma escapando de los lastres
esperando sin esperar nada
echándose a perder sin más y sin menos
solo echándose a perder.

Es normal que nos transformen
todas esas pequeñas estrategias
los gemidos propios 
de un animal moribundo
las parálisis ocasionales 
que desgrana esta peripecia
este traslado
esta ausencia 
de coraje, de coraza, de servidumbre
es demasiado normal
que nos encontremos tan a gusto
en las veredas de la reconciliación 
en los resortes del camino
en los límites de nuestra ignorante fronda.

Es normal, demasiado normal
tan normal
estarnos mirando la plaga
el avance intangible de su bocado
que nos oscurece todo
nos oscurece tanto
sin saber a donde ir
después de la última sentencia
que nos hemos adjudicado
para el resto
de esta corta 
transición.

-------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 30 de junio de 2017

Aparentando que juegas.

Hoy parece que juegas
parece 
que no te has dado cuenta
no te has dado cuenta todavía
de la longitud interminable de este abrazo
porque no volveremos a él
se nos hace extrema y necesaria
esta micra de piel
que nos conecta todavía
parece 
que estamos hechos de la misma 
interminable estrategia
pero no
nos queda un hemisferio
una apenas paladeada situación insoportable
mientras parece 
todo parece
y nada se descubre
antes de decirnos todavía
que nos queda algo
nos queda todo
borrándonos
borrándonos de un extremo a la deriva
de la deriva al encuentro
a la pérdida
hoy parece que juego
parece
que repito 
la misma fórmula
una y otra vez
un ruego
intentando, no sé qué
volver a la primera decisión 
antes del discurso
antes de sabernos 
de entender qué somos
hacia dónde nos hemos dirigido
presentes en la pupila de nuestra huída
ausentes, ausentes, trepanados
buscando qué nos queda
qué nos queda
qué
se nos hace dura la reflexión
cuando no queda sobre qué
y las respuestas se ocultan 
en una verdad demasiado estricta
demasiado dura
demasiado enfrente
para nosotros
hijos de la sombra
recostados en la ladera
de nuestra migración.

-----------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 29 de junio de 2017

Frecuencias.

Profundidad del desapego
en los pequeños objetos cotidianos
en las estampas fotográficas
que nos destinan y predestinan
a ser una memoria más
un tiempo desperdiciado
al intentar lo imposible.

Excúsame este segundo que tomas
para abrevar este discurso
pues nada
has de encontrar
en la nada
solo el camino a desandar
el filamento
para volver al destino
de uno que no se encuentra
entre las contínuas aflicciones
que nadie comprende.

Nada importa si creas un vergel magnífico
una majestuosa presencia invencible
en tus abrazos o en la caricia donde anticipas el fin
cuando el fin se encuentra en todas partes
en los lugares invencibles, también
en los lugares invencibles sobre todo.

Se prepara el camino para el desastre
en las pequeñas oquedades mortuorias
que nos contagian la ilusión
matándonos de lado a lado
de parte a parte
dejando el aire
espeso como sangre
hecho pedazos
sin nada para respirar.

Y nos hipnotiza el desamparo
entre los hombres que se azoran
como pequeños monstruos ambiguos 
a nuestro derredor 
mientras andamos previos a la caída
por los lugares calmos
donde siempre vuelve a amanecer.

------------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 11 de mayo de 2017

Mórbida.

Me quedé en blanco
de pie, confuso
espaciado
hecho de materiales fungibles
pasado de rosca
roto
vacío
hastiado de venganza
cargado de ira
me hice daño
levante la piel de las entrañas
volví a mirar ese espejo roto
ayer mismo
cuando quise acordarme
entre tanto que pasé el rato
y dejó de importunarme la necesidad de saberlo todo
así de paso, me hice el muerto
dejé la mente divagar el entreacto
pasar la fronda de los viajes
especular si moriré en serio hoy o algún día
pronto, porque el hígado y qué sé yo qué más
no me preocupa demasiado
mientras todavía sé que hallo palabras
en la catarsis de soñar un nuevo juego
de ver el lugar al que apunto
todavía a tiempo
mientras pasan las horas en los colmos
se llenan a rebosar las voces de palabrería
los cuerpos no muestran amor ninguno
las manos cesan toda caricia inoportuna
se fermenta el verbo del que miente
y todos le aplauden y le miman
mientras seguimos mirando horizontales 
el todo que retumba
en la misteriosa corriente de los invencibles
donde nos encontramos
una y otra vez
antes de la lucha
en la frontera de la derrota
que conocemos tan bien.

-----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

jueves, 13 de abril de 2017

Preludio

Nos atraen los pequeños dulces
regalos en la demora de nuestra predilección
mientras el tiempo nos fecunda de profundidad atareada
y nos dejamos llevar
hacia la vereda límite
sin intención de huir a ninguna parte
perdida nuestra magia
en el residuo
de querer ser lo posible.

Nos aplacan las caricias
nos dudan las mentiras
el ventanal roto
por donde pasan las horas
nos comemos mientras ocurren
la dolorosa estampida
el cauce fresco y perverso
en la desaparición total de nuestro entorno.

Nos atrapan en los ojos las miradas
pequeñas cárceles preludio
de aquello que va a suceder
a pesar de las señales
porque nos conocemos la silueta
venenoso enemigo firme
que se mantiene extático 
siempre a la deriva de nuestra última promesa.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

martes, 14 de marzo de 2017

Defensa y calma.

Deja que venga
se cruce el rayo
te hunda en su fragua
desarticulando esta frontera
en la que te has convertido
mientras andas arrastrando sombras
tejiendo sus voces
a la espera que algo despierte
en el desierto que aparentas.

Deja que venga
que no te contente esta pausa
estas caricias relativas
hechas desde el frío
que se atenace la serpiente
entre tus piernas
hasta que no puedas contener el grito
mientras asciende 
hasta morder el centro de la espina.

No des menos que lo justo
ni pidas más de lo que dejas
deja que te inunde el periplo de la calma
aunque no creas que tienes suficiente
aunque pienses que no eres necesario
justifica tu paciencia 
en el resorte de la memoria
vuelve a lo que quede de tu ruina
enciende el pequeño fuego de la resistencia
prepárate para la lucha
no avances, no retrocedas
deja que venga
que la gran ola te alcance
que descubra la furia de la siembra
las profundas raíces de la convicción
el afilado corte de la mirada
traspasando la tormenta.

Deja que venga
pienses lo que pienses
estás preparado
en este espacio mundo 
eres inmensidad
desafío
promesa
mientras siempre recuerdes esto:

Alguien te dio un principio
es cierto
pero a nadie debes 
ninguno de tus finales.

--------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

La vespertina.

El cuerpo amarillo 
de tanto dudarnos
y la voz en martillo
enredada en el óxido
de tanto beso a medias
de tanto coito interrumpido
mientras la luz atenúa el ciclo de nuestra predilección
antes de azotarnos el vendaval 
caernos rodando entre el tumulto 
mientras nos juzga la poesía
nos juzga la vida
nos juzga el tiempo
que es el tiempo que nos queda
y que no les queda 
a aquellos que saben deshacer la frase
para entramar el poema 
despertar el alma 
dorar el suplicio
para que parezca todo 
algo más irreal.

El cuerpo que nos queda
vestido de amarillo
de dudoso proceder
es la única antorcha
en el atardecer vacío
donde respiran pesados los perros
en el jardín hecho de sangre
donde no estás
meciéndote 
el pensar...
y la duda
y el extasío
de sobreponerse 
desde este lado del mundo
pensarse en el recodo 
pensarte en el autismo
hacerse pequeño 
para caer hecho semilla
en el resorte de cualquiera
mientras toda la ausencia
no se puede proteger
de nuestra suerte.

Este amarillo
esa mutación de las imágenes
esa suma de todos los entreactos
este pacer 
esta paciencia hecha pared
pequeño espacio especulativo
donde he descubierto tantas cosas
si estuvieras conmigo
si existiera algo menos solitario
que estar contigo
quizás
una suerte 
para este eremita
que se ha vencido 
en el curso de su historia.

-----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

viernes, 17 de febrero de 2017

Desterráqueos.

El destierro es una casa
hecha de plumas y algodón
con pasillos de nube
y camas de suave tacto
que se adentra en la calma
de nuestra ausencia.

El destierro es un mundo cálido
sin devaneos
oscuro en lo más hondo
tan oscuro
que aparenta la luz
en todas sus esquinas

El destierro es un abrazo
hecho tan común 
tan paliativo
que nos esconde
de cualquier perturbación
nos hace menos
nos hace pequeños 
nos hace indiferentes.

El destierro es el amante
que nos promete vida
mientras el tiempo pasa
y se nos come de a poco
de a poquito
dejando migas 
simple nostalgia
polvo de estantería
espacio entre el espacio
entre los cajones.

El destierro es saber volver
y saber que al despertarnos
no hay escape en nuestra ruta
que queda el delante
o la muerte segura
que queda el paso
el siguiente paso
nada de caídas
porque se nos traga 
la boca hambrienta de la historia.

El destierro es dibujar senderos
es cantar el hígado
mientras se congela la garganta
es no saber cuando
no querer cómo 
no saber por qué
se nos llena la voz de sueños
y se nos cae la carne familiar
en las cunetas
mientras seguimos avanzando.

-----------------------------

Ferran Garrigues Insa

miércoles, 15 de febrero de 2017

Amar sin estrategia.

Amar de este modo
defenestrados y residuos
sin voz, sin detrimento
ser solo esto que algo ha escrito
dejados de la mano
sin esperanza o futuro
hechos así, tal cual, el uno para el otro
desvestidos, lanzados al abismo de esta apoplejía.

Yo os oculto la verdad en el cuajo
dentro de estos infinitos relatos 
mientras el tiempo del deseo
durante la noche de la pausa
nos hace creer que existe
una fundamental parábola
ese algo manifiesto
en el retumbo de los cuerpos.

Decid con todas vuestras palabras
aquello que bulle químico 
en la doble helicoidal de vuestro destino
y tendréis el resumen de la vida
más pequeña, tan pequeña siempre
anonadada de verdad
hecha de pulso
hecha de pulpa desechada.

Venid a miraros 
el tránsito bello de vuestra piel
ampulosa y perfecta 
todavía juveniles vuestras mentiras
estáis hechos de la savia inverosímil 
del contrario pegamento 
que mantiene la vida
en sus retóricas premisas.

Estamos jugando
a ver donde
en que lugar incide
la flexible pulsación de nuestro avance
a la zaga de este vodevil
que empieza a desnudarse
después de la primera vez
siempre después, solo después.

Y tejeremos juntos 
esta cordial despedida
este quedarse abrasados
colgando del último hilo
de la tela de araña en llamas
mientras pensamos por qué empezamos a amar así
sin plan de ataque
sin final alternativa
recuerdo póstumo
de nuestra falta de estrategia.

----------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 6 de febrero de 2017

Tránsito- premura.

No hay dolor que la pena no convenza
y se nos retuerza la fuerza debajo de la frente
no hay esperanza si la verdad no se tiene
y se acierta o se pierde si uno no se pausa.

Estercolero de mitades el mundo hecho de cieno
se nos degusta en los paladares inmensos de la mugre
como una dulce melancólica pitanza
hecha de recuerdos 
de cosas de nuestro personal infanticidio.

No hay dolor, ni pena, ni memoria, ni hondura
que en los ojos de los hombres, en su poder ínfimo
no tenga que ver con este dominio constante de la nada
que se escapa en nadie 
y vuelve desfigurado entre la muchedumbre.

No hay texto, ni relato que el alma amaine
que todo ha sido amor, amor vetado, amor sin freno
amor inexistente, hecho pedazos, una palabra solo
un extracto de poetas, sin razón y sin jolgorio.

No saber si es mejor una verdad descompuesta
o una mentira sólida, construída a lo largo de las eras
un reflejo infiel de la llamada contigua
o un eco lejano de los amantes que hemos compartido.

No hay dolor que la pena no convenza
para que se nos quede amarrado en los recintos
donde los órganos son solo excusa de vivirse
pero están llenos 
de cuajo y amaranto, bilis y premura
sin saber con exactitud si es mejor el golpe fugaz 
la destartalada desaparición del precipicio
o la carrera extenuante de saberse tan falible y vencido
que nada importe más que nuestra desinteresada huella
o el amarillo resto, escindido de los cielos
esperando el aguacero que lo arrastre
el viento que lo barra
el mundo que lo abrace
o el mar inmenso de nuestra infancia
que lo borre
así como siempre 
nos revive
y nos repara.

----------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

sábado, 21 de enero de 2017

Entiéndame.

Entiéndame despacio, que no venga la prisa
que se demora la suerte 
si viene corriendo usted a llevarme.

Entiéndame lento, poquito a poquito
no se convenza antes de nada
no deje que se le cuele la imprudencia
el gesto de afianzarse antes que cualquiera.

Entiéndame despacio
tan de a poco 
que parezca una lástima perdernos esta oportunidad
que todos suspiren y no sepan
que nadie nos baile o nos diga o pierda la paciencia.

Entiéndame despacio, así casi sin vida
como sometido al peso
de gravedades inmensísimas 
allá en los lugares 
donde las estrellas se contemplan casi al ras.

Entiéndame despacio, pero entiéndame del todo
no se deje ninguna parte
ningún aroma por descubrir 
ni recovecos, ni promesas
no deje usted que nadie le rebase
convénzales de la verdad 
de venir de tanto en tanto
de no llegar a ninguna meta
de no dejarse el latido para luego
de no proyectarse con la lentitud de la sombra
aceptando la velocidad relativa de la oscuridad.

Entiéndame despacio, le pido
así sin protección y sin mesura
déjese la paciencia para luego
déjese de pausas y de miramientos 
aprenda la sencillez de esperar 
de saberse dueño de esta breve coraza
de entender este colapso de materia y espacio
lugar y designio, romance y pena.

Entiéndame, entiéndame
es lo poco que le pido
es lo único que le deseo
no pierda el tiempo conmigo
escape, está usted a un solo paso
de conocer la libertad.

-----------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

lunes, 16 de enero de 2017

Lectura-re-Lectura.

Lea usted lo que quiera, 
hágase usted un hueco en el corazón
como una centella, 
déjese disparar con la certeza de la muerte
espere el estallido, el pulso ritual, la avalancha
el golpe de nieve, la dentellada azul, el corte esférico.

Lea usted lo que quiera, 
converse si lo desea con este rígido momento
atomícese las circunstancias 
y tome este lugar como punto de partida
sea lo que tenga que ser, pero sea, 
determínese, avance, o quédese quieto
decida por una sola vez que algo merece la pena 
a pesar de usted mismo
barra su cintura de amarres, déselos de comer a los gusanos
ábrase a fuerza de escalpelo, déjese caer encima, 
llene una lavadora de cuchillas
pida a su mejor amigo que la haga centrifugar
espere a conciencia que el cambio le alcance
como si pudiera prevenirse
como si congelarse en forma de cristal
tuviera un resultado satisfactorio 
en el devenir de nuestra propia emancipación.

Lea usted esto, haga lo que le convenga
destripe las palabras y fúndalas en un horno 
déjelas caer cual lava en el esófago de su venganza
rodéese de alguien capaz de ir con usted a cualquier lado
de beber el último trago de veneno antes de caer
mientras las carcajadas les inundan la risa
sabiendo que la vida a veces es un chiste difícil de contar.

Lea, lea, venga con nosotros 
no justifique cualquier cosa
no deje que le vendan cualquier artefacto
no permita dejarse embaucar más que por usted mismo
nos es acaso esta la mejor de las trampas 
el lugar paraíso desde donde nada cambia
no se permita esto, ni lo otro, ni lo siguiente
sea solo usted, base en usted toda felicidad.

Lea usted esto, saque sus propias conclusiones
deje que alguien le convenza de ser otro
deje ir las cosas que más ama
entréguese a los traidores de su mundo
vea el fuego avanzar deprisa
cada lengua de llamas 
hasta que no quede nada
ni nadie
ni ninguno
ni usted mismo
para contravenirse.

Y después, después de la ecuación inexacta dentro de su estómago
después de dejarse morir de cualquier modo
en las escaleras indistintas de cualquier construcción
en las puertas que cruza y que no le regresan
en los aviones que toma y que no le estrellan
en los caminos que anda y que no le extravían
en los dedos que le tocan, pero no le guían
en los seres que encuentra, pero jamás conoce
en las voces que escucha, pero que no entiende
en los ojos que anhela, pero que no le miran
en las casas que le acogen, pero que no le salvan
en los conocidos que le abrazan, pero que no le consideran
en los extraños que le aman, pero que nunca se quedan
en las historias que teje, pero que jamás termina
en las carreras que elige, en las trincheras que lucha
en los hogares que rompe, en las camas que abandona
en los brazos que cuelgan, en las manos que no acarician
en las bocas que no saben, en las mentes que no cesan
en el verdor de los otoños, en la floración de los eriales
en el retablo de su esbozo, 
en la migración de todo lo impensable
lea de nuevo
vuelva a leer
empiece otra vez 
desde el principio.

---------------------------------------

Ferran Garrigues Insa

Disculpa-Nos.

Siento que esto ha sido así
hijo del mundo has batallado
te has dejado vencer y has vencido
venido a menos a menos te has venido
a veces arriba, hasta la cúspide has llegado
empiezas este poema de la peor de las maneras
te inculcas el deber de hacer un guiño
donde los principios vuelven a ser finales
y caes en desgracia por el uso
de rimas consonantes en desgracia
eres una suerte repetida
un cósmico alevín hecho de peso
una variedad emancipada de lo cierto
solo vabagundo de formas y fronteras
no estás hecho para quedarte cerca de la nada
eres la propiedad inmaterial de los ausentes
la totalidad del humo es tu viaje
no te abundan naturalezas ni precios
estás a la venta solo un rato
nadie puja por ti mas quien lo hace
y se encuentra una cebra cuando monta
esperando la crin de un buen jamelgo.

Siento que esto ha sido así
que estar hecho de herida, aguijón
no dejar que entren los venenos
aun cuando la debilidad, el signo
fueran fácilmente perdonables
no existe nada ni nadie que resuma
que more en cada pliegue en cada carne
que salve la frontera de este autismo
donde otros han venido a masacrarnos
ahora esperan su momento
su tiempo justo para ser lo que hayan sido
para dejarse la piel en disculparse
para avanzar a tientas en tu sombra
para decir lo cierto por entregas.

Siento que esto ha sido así
que no haya tenido ganas
de dejar la saña de las frases
emponzoñar todavía los resultos
volverme de ansia y pavimento
dejar que resuenen en mi cuello tus tacones
ver desde tan abajo lo contrario
esa caída vertical hacia el celeste
que todo es dotarse de cordura
todo es dotarse de cordura
dejarse caer hacia lo alto
para poder volar de nuevo
aterrizar en ningún lado
en parte alguna dejar huella
pasar sin prisa y sin constancia
dejarse el tiempo en el bolsillo
dotarse de salvación en cada poro
medir la circunstancia de quererse
no esperar a que suceda lo impensable
hacer y ser todo lo cierto
volver a enamorarse de la vida
si la vida es justa y es presente
y poder odiar si es necesario
correr, huir si la conciencia nos termina
ser nosotros otra vez
quedarse solos
sentirnos llenos de calor
y sin nostalgia
hasta la próxima copa
que nos beba y nos bebamos.

-------------------------------------------------

Ferran Garrigues Insa